Una vez decidió Dios visitar la tierra y envió un ángel para que inspeccionara la situación antes de su visita. Y el ángel regresó diciendo: «La mayoría de ellos carece de comida; la mayoría de ellos carece también de empleo». Y dijo Dios: «Entonces voy a encarnarme en forma de comida para los hambrientos y en forma de trabajo para los parados».

Miércoles, 11 Abril 2018 17:19

SECCIÓN PERIÓDICA DE PSICOLOGÍA EN POSITIVO POR: Loli Ruiz

La terapia bioenergética.

La Terapia bioenergética desarrollada por Alexander Lowen, propone: “No tenemos cuerpo, sino que somos cuerpo y es en éste donde nuestros conflictos y bloqueos psicológicos van imprimiendo su huella…configurando nuestra coraza muscular en función de nuestras vivencias”. Así pues nuestro cuerpo refleja los conflictos no resueltos en tensiones y contracturas musculares. Este tipo de terapia, se trabaja con las manos sobre los músculos contraídos. Se realizan posiciones estresantes y movimientos expresivos a la vez, se le pide al paciente que se abandone a las emociones que emergen. Una de estas técnicas que se puede practicar en casa es la técnica del arco chino: De pié con los pies un poco separados, rodillas ligeramente dobladas, brazos a los lados del cuerpo, relajados, inspiramos y soltamos el aire, tres veces, levantamos los brazos estirados con fuerza y los elevamos hasta la cabeza bien estirados y los llevamos hacia atrás como si fuésemos un arco, forzamos ahí y respiramos, después bajamos los brazos estirados hacia delante y vamos relajando el cuerpo y bajamos hasta tocar el suelo con las manos. Bajamos relajándonos, con las rodillas flexionadas y nos mantenemos ahí relajando el cuerpo respirando tres veces. Subimos lentamente y nos vamos a sentir más relajados.

Lola Ruiz.

Visto 5 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

FUNDACIÓ PRAHU

Nuestra Fundación quiere tener como objetivo la promoción y ayuda a todos aquellos proyectos y progremes de carácter social, espititual o humanístico, que puedan servir para iniciar a las personas a encontrar un tanto un equilibrio moral y espiritual como una salida digna a nuestra sociedad a nivel laboral.